Se podría usar miel para ordenadores neuromórficos del futuro

Según un nuevo e interesante estudio realizado por un equipo de ingenieros de la Universidad Estatal de Washington, la miel podría utilizarse para desarrollar los ordenadores del futuro. Según los investigadores, la miel podría emplearse para desarrollar componentes especiales para ordenadores neuromórficos de carácter "ecológico". El estudio se publicó en la revista Journal of Physics D.

Ordenadores neuromórficos

Los ordenadores neuromórficos son ordenadores que tienden a imitar el cerebro humano con sus intrincadas estructuras de neuronas y sinapsis (conexiones entre las propias neuronas). Según muchos expertos, representan el futuro de la informática. Además de ser mucho más rápidos que los ordenadores tradicionales, consumen una fracción de la energía.

El equipo de científicos de la Universidad Estatal de Washington quiere que el enfoque de los ordenadores neuromórficos sea más "orgánico". Por eso han recurrido a la miel como base para crear memristores, transistores especiales que no solo pueden procesar información, sino también almacenarla.

Memristores

Según Feng Zhao, autor correspondiente del estudio, los memristores son componentes muy pequeños, por lo que pueden compararse con las neuronas. Los nuevos memristores basados en la miel tienen actualmente el tamaño de un cabello humano, pero los investigadores planean desarrollar modelos con dimensiones que puedan medirse a nanoescala (1/1000 de un cabello humano). De este modo, podrían integrarlos en una estructura informática de millones o incluso miles de millones y recrear más fielmente la estructura del cerebro humano.

Velocidad de disparo y funciones típicas de las sinapsis

Los investigadores utilizaron la miel en forma sólida colocándola entre dos electrodos metálicos y produciendo una estructura comparable a la de la sinapsis. En las pruebas, estos nuevos memristores basados en la miel tuvieron una velocidad de encendido y apagado muy alta, de unos 100 y 500 nanosegundos respectivamente. También mostraban algunas funciones especiales típicas de las sinapsis, como la plasticidad dependiente del tiempo de los picos y la plasticidad dependiente de la velocidad de los picos, funciones que subyacen al aprendizaje en el cerebro humano. Imitar bien estas funciones del cerebro humano es especialmente importante para recrear una red neuronal de picos (SNN), una red neuronal artificial especial que imita aún más las redes neuronales naturales.

También se analizan las proteínas y los azúcares

El equipo de Zhao también está llevando a cabo otros experimentos para comprender el uso de otros materiales orgánicos en el contexto de la computación neuromórfica, materiales como las proteínas y los azúcares (han experimentado con el uso de azúcares que se encuentran en las hojas de aloe). Sin embargo, la miel parece ser una de las mejores candidatas: no tiende a degradarse, tiene un nivel de humedad muy bajo y tiene pocas colonias de bacterias que puedan sobrevivir en su interior. Por tanto, los chips basados en la miel serían mucho más estables y fiables a largo plazo.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto