NASA: investigará si también se puede ir al espacio sin cohetes

SpinLaunch desarrolla tecnología que podría poner satélites en órbita

Toma: una enorme cámara de vacío que contiene un brazo que gira rápidamente. Y ahí lo tienen: ha nacido, en teoría, una forma innovadora y barata de poner satélites en órbita.

En las últimas décadas, se han llevado a cabo innumerables misiones espaciales; hemos puesto en órbita satélites, enviado sondas a planetas lejanos, lanzado telescopios espaciales y enviado astronautas a la ISS e incluso a la Luna. Y todas estas diversas misiones tienen un objetivo en común: se iniciaron en un vehículo de lanzamiento. Pero este método de lanzamiento usual tiene una gran desventaja: requiere enormes cantidades de combustible. Y para transportar ese combustible se necesitan grandes sistemas de lanzamiento. Y eso hace subir el precio del lanzamiento y, por tanto, de las misiones espaciales en su conjunto. No es de extrañar que algunos se pregunten si no sería posible lanzar las sondas espaciales de una manera completamente diferente. "Es esencial encontrar otra manera de llegar al espacio", cree Peter Worden, antiguo director del Centro de Investigación Ames de la NASA.

SpinLaunch

Y algunos consideran que su misión es descubrir ese "otro camino". Jonathan Yaney es uno de ellos. Y considera haber encontrado una forma innovadora. Esto implicaría poner los satélites en una cámara de vacío a gran velocidad y luego lanzarlos al espacio. No es solo una idea descabellada; su empresa (llamada SpinLaunch) ya ha realizado varios vuelos de prueba en los que se expulsan diferentes cargas útiles de la cámara de vacío a gran velocidad.

NASA

Y ahora SpinLaunch también ha conseguido atraer la atención de la NASA. De hecho, la NASA ha encargado a la empresa que "lance" una carga útil suministrada por la NASA este año. La NASA ha iniciado esta colaboración en el marco del Programa de Oportunidades de Vuelo: un programa de investigación en el que se exploran tecnologías espaciales prometedoras desarrolladas por partes comerciales.

¿Pero cómo funciona?

Durante el vuelo de prueba adquirido por la NASA, se utilizará el Acelerador de Masa Suborbital. Consiste en una enorme cámara de vacío circular que contiene un brazo de fibra de carbono superresistente que puede girar en la cámara de vacío como las agujas de un reloj. En el extremo del brazo se coloca el objeto que debe ser lanzado a gran velocidad. A continuación, el brazo gira a gran velocidad. Como se mueve en el vacío (y, por tanto, no tiene resistencia del aire), se pueden alcanzar enormes velocidades. Una vez alcanzada la velocidad deseada, se libera la carga en el extremo del brazo, tras lo cual se dispara fuera de la cámara de vacío a través de una salida especial (véase también la película de abajo).

Como su nombre indica, el Acelerador de Masa Suborbital debe utilizarse en última instancia para los vuelos suborbitales. Esto significa que los objetos son lanzados al espacio, pero caen de nuevo a la tierra antes de que puedan completar su órbita. Es, por supuesto, el preludio de algo más: los vuelos orbitales. En otras palabras: vuelos en los que un objeto se coloca realmente en una órbita alrededor de la Tierra. Estamos trabajando en ello: los primeros vuelos de prueba con el Acelerador Orbital deberían tener lugar en 2025. También en este caso, los satélites se aceleran mientras giran en una cámara de vacío y luego se expulsan de ella. Una vez que los satélites han abandonado la estratosfera (la capa superior de nuestra atmósfera), se puede emplear un sistema de propulsión pequeño y barato para darles el último empujón necesario para entrar en una órbita estable alrededor de la Tierra.

Beneficios

El hecho de que la NASA esté interesada en este tipo de lanzamiento no es sorprendente. En comparación con un lanzamiento convencional, el método SpinLaunch es mucho más barato. Esto se debe, por supuesto, a que el vuelo orbital requiere al menos un 70 % menos de combustible. Además, el hecho de que el Acelerador Orbital haga superflua una gran parte de los materiales (extremadamente caros) necesarios para construir un lanzador, que rápidamente está condenado a ser superdimensionado por todo el combustible que transporta. "Ahora cuesta unos 7 millones de dólares poner en órbita un pequeño satélite", dijo Yaney. "Con SpinLaunch, reducimos ese coste a menos de medio millón de dólares". Otra ventaja interesante es que con el Acelerador Orbital se pueden realizar múltiples lanzamientos al día sin esfuerzo.

Suena prometedor, y la NASA ve claramente el potencial; tanto es así que quiere probar el predecesor del Acelerador Orbital, el Acelerador de Masa Suborbital. Para alegría de Yaney, "el acuerdo con la NASA marca un momento importante en el cambio de enfoque de SpinLaunch, que pasa del desarrollo de tecnología a la oferta comercial." El futuro dirá si será un momento decisivo en la historia de los viajes espaciales.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto