Los alimentos y la gastronomía en el antiguo Egipto

El suelo fértil de Egipto fue un factor esencial para ayudar a los antiguos egipcios a cultivar una amplia gama de productos como verduras, frutas y legumbres. Además, la propia agricultura desempeñó un papel importante en el asentamiento humano, así como en la domesticación de animales y aves. Todo ello contribuyó a diversificar las fuentes de alimentación del antiguo Egipto, lo que se reflejó positivamente en la salud de los egipcios en general.

Vegetales

Diferentes tipos de verduras aparecían en las escenas e inscripciones de las paredes de las tumbas del antiguo Egipto; como guisantes, lechuga, puerros, nabos, rábanos y pepinos; además de la cebolla y el ajo, que se plantaban y consumían en grandes cantidades gracias a sus conocidos beneficios, ya fuera como parte de sus comidas diarias o en las prescripciones médicas.

Frutas

Los antiguos egipcios apreciaban mucho las frutas, como el sicómoro, la sandía, el melón, la granada, los tubérculos, las bayas, el ciperus y el doum, que se comían frescos o se utilizaban para endulzar. En épocas posteriores, se cultivaron algunos tipos nuevos, como los cítricos, el limón, la nuez, el melocotón, la pera, la manzana y los dátiles. La fruta se comía fresca o hervida, o se bebía como zumo o vino. Además, algunas clases se secaban, como las uvas (pasas), los dátiles y los higos.

Carne

Los egipcios han tendido a comer carne de animales desde la antigüedad, prefiriendo la de vacuno, seguida de la de cordero y la de cabra; al final de la lista vienen los animales cazados, como el ciervo, la cabra salvaje y el caribú.

Aves

Había aves domesticadas, salvajes y migratorias. Los gansos y los patos eran los más favorecidos, así como las palomas, las codornices y los avestruces. Las gallinas, sin embargo, no estuvieron disponibles en Egipto hasta un período posterior de la historia.

Pescado

Hay muchas escenas de pesca en el Nilo, que muestran diferentes tipos de peces: perca, tilapia, mújol, bagre, sinodontis, schilbeidae, mero y gobio. El pescado era uno de los alimentos preferidos por los antiguos egipcios; se comía de muchas maneras, ya fuera fresco, salado o seco.

Legumbres

A los antiguos egipcios les gustaba comer muchos tipos de legumbres, como las alubias negras, los guisantes, las judías y las lentejas, por su carácter nutritivo y sus beneficios para la salud. Además, se extraía aceite de semillas de plantas como el sésamo, el ricino y los rábanos; los egipcios también fueron pioneros en el uso de hierbas y especias como el anís estrellado, el comino, la canela, el hinojo, el fenogreco, la mostaza y el tomillo.

Recetas

El pan ocupaba un lugar importante en el menú del día. Existían unos 40 tipos de pan y panadería, que se diferenciaban por su forma (redonda, ovalada, enrollada o cónica), así como por el tipo de harina utilizada (trigo, cebada o maíz). Los antiguos egipcios también utilizaban margarina, miel, leche, huevos, sal y levadura en la elaboración del pan, mientras que el sésamo, el anís y el comino se añadían como decoración. Para hacer pasteles dulces, añadían frutas en la parte superior del pan como: dátiles, higos y espino amarillo.

La carne, el pescado y las aves se asaban, se hervían o se secaban al sol. También se salaban y sazonaban para comerlos más tarde; como los peces salmonete (fesikh), las codornices, los gorriones y los patos. Los egipcios también conocían los beneficios de añadir grasa para conservar los alimentos al cocinarlos.

Está claro que los elementos nutricionales de la antigua cocina egipcia estaban bien equilibrados e integrados, lo que se reflejaba en su salud, sistema inmunitario y resistencia a las enfermedades. Los alimentos no solo eran una forma de obtener energía y salud, sino también una fuente de remedios vegetales y animales para el tratamiento de enfermedades, así como para curar quemaduras y heridas.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto