El agujero negro más cercano resultó siendo un espejismo

La existencia de un agujero negro a solo mil años luz de distancia ya se había puesto en duda, pero ahora se ha refutado.

En 2020, los astrónomos dieron una gran noticia. Han detectado un agujero negro real a solo mil años luz de distancia. Un descubrimiento notable. Porque a esa distancia, era el agujero negro más cercano que se había encontrado hasta ahora. Sin embargo, este descubrimiento hizo que muchos astrónomos fruncieran el ceño. ¿Era realmente un agujero negro lo que habían visto los astrónomos?

Sistema HR 6819

El agujero negro supuestamente más cercano forma parte de un sistema triple conocido como HR 6819. Una de las estrellas completaría una órbita alrededor del agujero negro en catorce días, mientras que una segunda estrella lo orbita en una órbita mucho más amplia. El sistema se encuentra en la constelación meridional del Telescopium y está tan cerca que las dos estrellas compañeras pueden verse en el cielo nocturno en una noche oscura y clara sin necesidad de un telescopio o unos prismáticos.

Este mapa muestra la posición del sistema triple HR 6819 en la constelación de Telescopium, que se cree que contiene "el agujero negro más cercano observado hasta ahora". El mapa muestra casi todas las estrellas que son visibles a simple vista en buenas condiciones. El HR 6819 está marcado en rojo. Aunque el agujero negro en sí es invisible, las dos estrellas del sistema pueden verse desde el hemisferio sur en una noche oscura y clara sin prismáticos ni telescopio.

No es de extrañar que este descubrimiento atrajera mucha atención, tanto de la prensa como de los científicos. Algunos astrónomos incluso empezaron a cuestionarlo. El astrónomo chileno del ESO y líder de la investigación, Thomas Rivinius, no se sorprendió por ello. "No solo es normal, sino también necesario que los resultados se examinen críticamente", dice, "especialmente si un resultado llega a los titulares".

Cuestionado

Uno de los grupos de investigación que cuestionó el descubrimiento fue un equipo internacional de la KU Leuven (Bélgica). La investigadora Julia Bodensteiner propuso una explicación completamente diferente basada en los mismos datos: HR 6819 también podría ser un sistema sin agujero negro, formado por solo dos estrellas que orbitan entre sí en cuarenta días. Este escenario alternativo requeriría que una de las estrellas se haya "desmantelado", es decir, que haya perdido gran parte de su masa en favor de la otra estrella en un pasado reciente.

Nuevo estudio

Para resolver el misterio de una vez por todas, los dos equipos decidieron unir fuerzas y buscar la verdad en un nuevo estudio. Utilizando el Very Large Telescope (VLT) y el Very Large Telescope Interferometer (VLTI) de ESO, estudiaron de nuevo HR 6819. "Los escenarios que buscábamos son muy diferentes y, con el instrumento adecuado, fácilmente distinguibles entre sí", dice Rivinius. "Acordamos que el sistema contiene dos fuentes de luz. Sin embargo, la cuestión era si están cerca el uno del otro, como en el escenario con la estrella desmantelada, o lejos, como en el escenario con el agujero negro".

No hay agujero negro

El estudio lleva a una conclusión quizá algo aleccionadora. Pues el supuesto agujero negro de HR 6819 resulta ser un espejismo. La "galaxia con agujero negro" más cercana resulta no contener un agujero negro en absoluto. Potentes instrumentos confirmaron que no se encuentra ninguna compañera brillante en una órbita más amplia y que las dos fuentes de luz brillantes están a solo un tercio de la distancia Tierra-Sol. Esto significa que HR 6819 es una estrella binaria sin agujero negro.

Rara estrella binaria

Sin embargo, se trata de una estrella binaria especial que se encuentra en una fase de evolución rara y de corta duración. "Por lo que sabemos, se trata de un sistema estelar en el que una estrella ha 'succionado' la atmósfera de su compañera", dice Bodensteiner. "Este es un fenómeno común en las estrellas binarias compactas, también conocido como 'vampirismo estelar'. Mientras la estrella donante perdía parte de su material, la estrella receptora empezaba a girar más rápido". Las posibilidades de presenciar las secuelas de una interacción de este tipo son extremadamente pequeñas, porque duran muy poco. Eso es lo que hace que HR 6819 sea tan interesante: es un candidato perfecto para investigar cómo este vampirismo afecta a la evolución de las estrellas masivas, y a fenómenos relacionados como las ondas gravitacionales y las violentas explosiones de supernovas.

La investigación de seguimiento ya está en el horizonte. El plan es examinar más de cerca el HR 6819 para comprender mejor su evolución. Este conocimiento puede utilizarse para aprender más sobre otros sistemas estelares binarios. ¿En cuanto a la búsqueda de agujeros negros? El equipo sigue siendo optimista. "Los agujeros negros de masa estelar siguen siendo muy esquivos por su naturaleza", dice Rivinius. Sin embargo, estimaciones aproximadas sugieren que debe haber entre decenas y cientos de millones de agujeros negros solo en nuestra galaxia. Probablemente, sea solo cuestión de tiempo que los astrónomos los descubran.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto