Barco griego lleno de ánforas hallado frente a la costa de Turquía

En el fondo del Golfo de Fethiye, en el suroeste de Turquía, los arqueólogos marítimos han encontrado un naufragio que data del siglo III de nuestra era. El pecio procede de la isla griega de Rodas, y con él se descubrió un gran número de ánforas (recipiente cerámico de gran tamaño). Estas ánforas pueden decirnos algo más sobre el comercio en esta zona durante la época romana. El hallazgo es especial, ya que se trata probablemente de uno de los últimos barcos de Rodas en los que se transportaron ánforas.

Los restos encontrados

Los arqueólogos marítimos trabajaron en este yacimiento como parte de un proyecto de investigación para cartografiar el fondo marino del Golfo de Fethiye. Durante su búsqueda, encontraron inicialmente algunos "restos" a una profundidad de 28 metros. Tras un examen más detallado, descubrieron que se trataba de un montón de ánforas en un talud submarino, que parecían proceder de un naufragio. Esto animó a los investigadores a seguir rastreando el fondo marino en esta zona, tras lo cual encontraron otros dos montones de este tipo. También se encontraron aquí muchas ánforas. Un ánfora es una jarra con dos orejas que terminan en punta en el fondo. Los antiguos griegos y romanos los utilizaban sobre todo para almacenar y transportar mercancías, como el grano, el aceite de oliva y el vino. Los arqueólogos sospechan que las ánforas encontradas se empleaban para transportar productos agrícolas comerciales, por ejemplo, vino.

Comercio en Rodas

Según los investigadores, el barco encontrado procede de la isla griega de Rodas, que fue un importante puesto comercial en la antigüedad. Rodas pasó a formar parte del Imperio Ptolemaico en el siglo III a.C., que incluía el actual Egipto. La isla mantenía fuertes vínculos comerciales y culturales con sus gobernantes egipcios, y esta alianza rodo-egipcia controlaba el comercio en el mar Egeo (la parte del Mediterráneo que se encuentra entre Grecia y Turquía). Así, la isla se desarrolló como centro marítimo, comercial y cultural. En el siglo III a.C., Rodas era conocida por su potente armada, que según la leyenda contaba con los mejores marineros del Mediterráneo. Los historiadores sospechan que esta fue la razón por la que la isla siguió siendo un estado independiente y democrático durante mucho tiempo, incluso después de que los romanos tomaran el poder de los griegos durante el siglo II a.C. 

Aunque tuvieron que ceder su independencia a los romanos en el siglo I a.C., la isla siguió siendo un centro cultural que facilitaba el comercio con las ciudades de Anatolia (la parte asiática de la actual Turquía). Por ello, no es de extrañar que en esta zona se encuentre un barco de la antigua Rodas.

Más excavaciones en el golfo de Fethiye

Las excavaciones en esta parte del Mediterráneo forman parte del proyecto Türk Batık Envanteri Projesi: Mavi Miras (Proyecto de inventario de naufragios turcos: Patrimonio Azul). En este proyecto, los arqueólogos marítimos de la Universidad Dokuz Eylül están cartografiando el fondo marino de la costa de Fethiye. Los investigadores ya han encontrado casi cuarenta pecios. El naufragio de Rodas es el hallazgo más importante del proyecto, según el director del mismo, Harun Özdaş. La producción de ánforas disminuyó considerablemente después del siglo III d.C. y apenas se utilizaron en los siglos siguientes. Lo que hace que este hallazgo sea aún más especial es que este naufragio es el único ejemplo del siglo III que se ha encontrado hasta ahora en la costa turca. Esto lo convierte en el naufragio más joven de la Rodas romana jamás encontrado.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto