Los incendios forestales serán más extremos en el futuro

Y los expertos advierten que los gobiernos aún no están suficientemente preparados para ello.

Espoleados por el cambio climático y el uso del suelo, los investigadores prevén que los incendios forestales sean más frecuentes en el futuro. Escriben en un nuevo informe. Por cierto, esto lo sabemos desde hace tiempo. Pero ahora los investigadores presentan cifras concretas. Para el año 2100, el número de incendios forestales podría aumentar hasta un 50 %. Y actualmente no estamos preparados para ello en absoluto.

Aumento sustancial

Los investigadores hablan en su informe de un fuerte aumento del número de incendios naturales. En 2030, el número de incendios extremos podría aumentar un 14 %, un 30 % a finales de 2050 y hasta un 50 % a finales de siglo. Así que no solo veremos incendios naturales más frecuentes, sino que también se espera que sean más graves.

Refuerzo mutuo

Según los investigadores, el aumento del número de incendios forestales se debe principalmente al cambio climático. Después de todo, el planeta se ha calentado considerablemente desde la revolución industrial. Y desde la década de 1980, el calentamiento global se ha acelerado. Esto ha provocado el aumento de las temperaturas y la sequía. En la actualidad, el mundo tiene precipitaciones irregulares y un calor sofocante que provoca la sequedad de la vegetación. Y esas arboledas secas se incendian mucho más fácilmente. Al mismo tiempo, el cambio climático también se ve agravado por los incendios forestales. Esto se debe a que los cinturones naturales destruyen ecosistemas sensibles y ricos en carbono, como las turberas y los bosques tropicales. Esto convierte estos paisajes en "polvorines", lo que hace más difícil frenar el continuo aumento de las temperaturas.

Además, en el futuro, también veremos incendios en lugares donde hoy son escasos, advierten los investigadores. Piense en el Ártico, un lugar donde no se espera ver incendios tan pronto. Pero eso cambiará. Los investigadores predicen que incluso en zonas donde actualmente rara vez o nunca vemos incendios forestales, éstos podrían aparecer pronto.

Advertencia

En el informe, los investigadores piden a los gobiernos que tomen medidas. Según ellos, actualmente no estamos en absoluto preparados para esta amenaza inminente. "Las inversiones deben dirigirse a la prevención y la preparación", escriben los investigadores. Dos tercios del gasto deben destinarse a la planificación, prevención, preparación y recuperación, y solo un tercio a la respuesta.

Vuelta en U

Esto representa un claro cambio de rumbo. En la actualidad, más de la mitad del dinero disponible se suele gastar en la respuesta a los incendios, mientras que menos del uno por ciento se destina a la planificación. "Los gobiernos suelen gastar el dinero en las cosas equivocadas", afirma Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el medioambiente (PNUMA). "Los primeros intervinientes y los bomberos en primera línea que arriesgan sus vidas para luchar contra los incendios forestales necesitan un mejor apoyo. Tenemos que minimizar el riesgo de incendios forestales extremos estando mejor preparados: invirtiendo más en la reducción del riesgo de incendios, trabajando con las comunidades locales y reforzando el compromiso global de lucha contra el cambio climático."

Impacto de los incendios forestales

Según los investigadores, es muy importante mejorar la prevención de los incendios forestales. Estos incendios tienen considerables consecuencias para los animales que viven en las zonas afectadas. Algunas especies animales y vegetales están incluso en peligro de extinción. Un ejemplo reciente son los incendios forestales australianos de 2020, que se calcula que han matado a miles de millones de animales domésticos y salvajes. Además, los incendios forestales afectan de forma desproporcionada a los países más pobres del mundo. Su impacto puede sentirse días, semanas e incluso años después de que se extingan las llamas. Los costes económicos de la reconstrucción también pueden superar a los de los países de bajos ingresos. Así, los incendios forestales limitan el desarrollo sostenible y aumentan la desigualdad social.

Prevenir los incendios forestales

Para prevenir los incendios forestales, los autores sostienen que los datos y los sistemas de vigilancia basados en la ciencia deben combinarse mejor con los conocimientos indígenas. Además, debe haber una mejor cooperación a escala regional e internacional. Para reducir el riesgo de incendios forestales, también es importante, según los investigadores, restaurar los ecosistemas. Piensa en los humedales y las turberas. Además, especies como el castor deberían reintroducirse en algunas zonas.

El informe concluye con un llamamiento a la adopción de normas internacionales más estrictas para la seguridad y la salud de los bomberos. Durante sus operaciones, por ejemplo, pueden inhalar un humo peligroso que les provoca trastornos respiratorios y cardiovasculares. También pueden quedar atrapados por el fuego. Según los investigadores, deberíamos ser más conscientes de los riesgos a los que se enfrentan los bomberos cuando se juegan la vida para apagar el fuego, incluyendo un mejor suministro de agua y comida y un descanso adecuado entre turnos.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto