Los dinosaurios también se resfriaban a veces

Así lo demuestran las inusuales protuberancias óseas descubiertas en el cuello de un dinosaurio de cuello largo excavado. Es posible que "el frío" fuera fatal para el pobre animal.

Un resfriado puede ser bastante molesto. Puedes sufrir de nariz tapada, estornudos, tos y dolor de garganta durante días. Sin embargo, es posible que no solo los organismos que viven en la actualidad se resfríen. Los investigadores sospechan que los dinosaurios también sufrieron ocasionalmente algo similar.

Diplodocus

Los investigadores llegaron a esta conclusión tras estudiar los restos fósiles de un Diplodocus joven. Se trataba de un dinosaurio de cuello largo y gigantesco que comía plantas. El espécimen estudiado, apodado Dolly, fue descubierto en 1990 en el suroeste del estado norteamericano de Montana y data de finales del periodo Jurásico (hace unos 150 millones de años).

Protuberancias óseas

El equipo examinó tres de los huesos del cuello de Dolly e hizo un descubrimiento sorprendente. Los huesos presentaban proyecciones óseas inusuales, con una forma y una estructura inusuales e irregulares. Estas protuberancias están situadas cerca de donde antes estaban los llamados sacos de aire. Al igual que las aves, el dinosaurio probablemente tenía un sistema respiratorio en el que los pulmones eran ventilados por estos sacos de aire. A continuación, los investigadores sometieron las extrañas protuberancias a una inspección minuciosa mediante escáneres de TC. Esto reveló que están hechos de un hueso anormal, muy probablemente formado en respuesta a una desagradable infección respiratoria.

(A) Representación esquemática del cuello del Diplodocus estudiado. El crecimiento óseo anormal está coloreado en rojo aquí. (B) Vértebra del cuello de MOR 7029. El cuadrado rojo destaca la estructura inusual. (C) un primer plano y (D) un dibujo interpretativo de la afección. Imagen: Woodruff et al. (2022)

Basándose en la ubicación de las inusuales protuberancias óseas, los investigadores creen que se formaron en respuesta a una infección en los sacos aéreos, que luego se extendió a los huesos del cuello. Y eso bien pudo haber enfermado a la desafortunada Dolly.

Síntomas

Es posible que Dolly sufriera síntomas parecidos a los del resfriado o la neumonía, como pérdida de peso, tos, fiebre y dificultad para respirar. "Dados los probables síntomas que sufría este animal, no puedes evitar sentir lástima por Dolly", dice el investigador Cary Woodruff. "Todos hemos experimentado los mismos síntomas (tos, dificultad para respirar, fiebre, etc.) en algún momento de nuestra vida. Aquí tenemos un dinosaurio de 150 millones de años que probablemente se sentía tan miserable como todos nosotros cuando estamos enfermos".

Es un descubrimiento nuevo

Es una primicia. Porque es la primera vez que se demuestra que un dinosaurio pudo sufrir una infección respiratoria. Por ello, los investigadores afirman que bien podría ser que "los dinosaurios también se resfriaran a veces" y sufrieran trastornos de las vías respiratorias.

Aspergilosis

Los investigadores especulan que la infección respiratoria fue causada por una infección fúngica similar a la aspergilosis, una enfermedad respiratoria común que afecta a las aves y los reptiles y que puede provocar infecciones óseas. Si no se trata, la aspergilosis puede ser incluso mortal para las aves en la actualidad. Y eso significa que la enfermedad puede incluso haber matado a la pobre de Dolly.

Los investigadores desconocen si el dinosaurio de cuello largo realmente encontró su fin de esta miserable manera. Sin embargo, "los hallazgos aumentan nuestra comprensión de las enfermedades que afectaban a los dinosaurios", dice Woodruff. Mientras tanto, vamos conociendo mejor las enfermedades que padecían los dinosaurios. Por ejemplo, en los dinosaurios también se encontraron tumores en los pies y formas agresivas de cáncer. Y ahora podemos añadir una infección respiratoria a esa lista.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto