Hallan Dinosaurio en el estómago de un Cocodrilo prehistórico

Al parecer, la bestia prehistórica se dio primero un festín con una desafortunada cría de dinosaurio antes de perder ella misma la vida.

Científicos australianos han encontrado los restos de una especie de cocodrilo desconocida hasta hace poco y con millones de años de antigüedad. Así lo escriben en un nuevo estudio, publicado en la revista Gondwana Research. Pero eso no es lo más extraordinario. Tras un análisis más detallado, el cocodrilo primitivo resulta haber comido una última comida extraordinaria: un verdadero dinosaurio.

Restos fósiles

Los restos fosilizados del cocodrilo fueron descubiertos en 2010 en una gran granja de ovejas cerca de la ciudad australiana de Winton. Aunque al cocodrilo le faltaban la cola y las patas traseras, se encontraron muchos huesos e incluso el cráneo con los dientes prácticamente intactos.

Craneo de Confractosuchus sauroktonos, cocodrilo prehistórico
El cráneo de Confractosuchus sauroktonos. Imagen: Australian Age of Dinosaurs

Tras un análisis más profundo, los investigadores han descubierto ahora que los restos fueron desenterrados en su momento de una especie de cocodrilo aún desconocida. El esqueleto parcial se encontró cerca de los márgenes noroccidentales de la Formación Winton, un yacimiento geológico de hasta 95 millones de años. El nuevo cocodrilo primitivo de casi 100 millones de años de antigüedad ha sido bautizado como Confractosuchus sauroktonos, que significa "asesino de dinosaurios roto".

Asesino de dinosaurios

Este cocodrilo prehistórico tiene una buena razón para llamarse así. Tras una minuciosa inspección del fósil, los investigadores hicieron un notable descubrimiento. En el estómago de la bestia, el equipo encontró los restos parcialmente digeridos de una auténtica cría de dinosaurio. Así que parece que el cocodrilo primitivo tuvo una última comida especial y se dio un festín con un dinosaurio herbívoro de la familia Ornithopoda.

El Dinosaurio

El infortunado animal probablemente no sufrió por mucho tiempo. Los huesos conservados muestran que cuando el cocodrilo cerró sus poderosas mandíbulas alrededor del frágil cuerpo del dinosaurio, este probablemente murió con bastante rapidez. Mientras el cocodrilo se lo comía, uno de los fémures se partió por la mitad. El otro fémur fue mordido con tanta fuerza que una huella de diente aún es visible en el hueso.

Cocodrilos comedores de dinosaurios

El descubrimiento es inusual. Porque, como se puede imaginar, los investigadores no suelen encontrar dinosaurios en el contenido intestinal de un cocodrilo del Cretácico. Por lo tanto, es la primera vez que los investigadores de Australia encuentran pruebas de un cocodrilo que come dinosaurios. Por cierto, el desafortunado dinosaurio fue probablemente una presa fácil para el Confractosuchus. Utilizando escáneres y modelos en 3D, los investigadores calcularon que el dinosaurio debía pesar solo 1,7 kilogramos cuando fue devorado. "El cocodrilo medía entonces unos 2,5 metros y seguía creciendo", afirma el investigador Matt White. "Aunque es posible que el Confractosuchus no solo comiera dinosaurios, no habría dejado pasar una comida tan fácil". Sin embargo, poco después de esta comida, este cocodrilo depredador también encontró su fin.

El descubrimiento de un cocodrilo que cazaba dinosaurios aporta nuevos e interesantes datos sobre la compleja ecología que existía en la época del Cretácico. Por ello, los investigadores sospechan que los dinosaurios posiblemente desempeñaron un papel importante en la red alimentaria ecológica. No solo eran carroñeros y depredadores, sino también presas. "Dada la falta de ejemplares comparables a nivel mundial, el cocodrilo prehistórico y su última comida proporciona pistas sobre las relaciones y el comportamiento de los animales que habitaron Australia hace millones de años", concluye White.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto