Descubren que nuestros antepasados llegaron a Europa mucho antes de lo que pensábamos

Un diente de 54.000 años parece obligarnos a reescribir la historia de nuestra especie y la de los neandertales.

Que nuestra propia historia humana es compleja es algo que sabemos desde hace tiempo. Pero un nuevo estudio complica aún más la historia de la humanidad. Los investigadores han encontrado un diente de leche de un humano moderno en el Valle del Ródano francés. Tras el análisis, el diente resulta tener unos 54.000 años de antigüedad. Esto significa que nuestros antepasados llegaron a Europa mucho antes de lo que se pensaba.

Aunque todavía se discute mucho sobre la historia de los humanos modernos, hay algunas cosas en las que la mayoría de los científicos están de acuerdo. Por ejemplo, se cree que los primeros humanoides evolucionaron hace unos siete millones de años a partir de un ancestro común con los chimpancés. El primer humanoide que pudo caminar erguido fue probablemente el Australopithecus afarensis, o la famosa Lucy. Entonces apareció el Homo erectus con proporciones corporales similares a las de los humanos modernos. Esta fue la primera especie humana conocida que se extendió más allá de África. Tras un periodo de evolución que aún se debate intensamente, nuestra especie, el Homo sapiens, divergió de los neandertales hace unos 600.000 años. Mientras que el Homo sapiens continuó extendiéndose por todo el mundo, el Homo neanderthalensis se hizo menos común y diverso con el tiempo, antes de extinguirse hace unos 40.000 años.

En general, se dice que los humanos modernos comenzaron a extenderse por el mundo desde África. Los neandertales ya se encontraban en Europa y Asia en esa época.

El hombre en Europa

Hasta ahora se pensaba que los humanos modernos solo vivían en Europa hace unos 45.000 años. Los científicos se basan en los fósiles humanos descubiertos y los artefactos excavados en la República Checa y Bulgaria. Pero un nuevo descubrimiento lo cambia todo.

Diente descubierto

Los investigadores han encontrado un antiguo diente fosilizado en una cueva del sur de Francia. Aunque no se pudo extraer su ADN, la forma del diente se comparó con la de los humanos modernos y los neandertales. El equipo descubrió que el único diente tiene un sorprendente parecido con el de los humanos modernos y se ve significativamente diferente de los dientes de los neandertales. Además, el diente estaba oculto en una capa de tierra de entre 56.800 y 51.700 años de antigüedad. Aunque el diente de un niño puede mostrar muchas variaciones en comparación con el de un adulto, Stringer está convencido de que el diente es la evidencia más antigua de Homo sapiens en esta zona. Según los investigadores, esto sugiere que nuestros antepasados colonizaron el continente europeo unos diez mil años antes de lo que se pensaba.

Los Neandertales

Si realmente fue así, nos obliga a reescribir la historia tanto de nuestra especie como la de los neandertales. Porque significa que nuestros antepasados y los neandertales convivieron mucho más tiempo de lo que se creía. Es muy probable que los humanos modernos y los neandertales entraran en contacto durante este periodo, aunque actualmente no existen pruebas genéticas contemporáneas que lo confirmen. Lo que sí sabemos es que cuando los humanos modernos y los neandertales se encontraron, compartieron las sábanas. Todavía se pueden encontrar rastros de esa relación en todas las poblaciones no africanas de la tierra. Alrededor del 2 % de nuestro genoma contiene un componente neandertal.

Sin embargo, los investigadores no creen que los humanos modernos hayan permanecido mucho tiempo en las cuevas del sur de Francia. Tras una pausa, los neandertales volvieron, antes de dar paso a los humanos modernos hace unos 45.000 años. "Los primeros humanos modernos probablemente se dispersaron por el Mediterráneo y se trasladaron al valle del Ródano, donde pueden haber vivido durante más de mil años antes de que los neandertales acabaran regresando a las cuevas", afirma Stringer. "Sugiere que los humanos modernos siguieron intentando asentarse en Europa antes de conseguirlo finalmente".

Incierto

Habrá que seguir estudiando si las conclusiones de los investigadores son realmente ciertas. "De momento solo tenemos un diente", dice Stringer. "Es una pena que no sepamos más sobre estas personas. Pero junto con las extrañas herramientas de piedra descubiertas anteriormente en la zona, bien podría ser que los humanos modernos se encontraran en Europa Occidental bastante pronto".

Herramientas de piedras de hombres prehistórico
Descubrimiento de herramientas de piedra (posiblemente puntas de flecha) que los científicos no podían situar hasta ahora. Ahora los investigadores sugieren que pueden haber sido fabricados por los humanos modernos. 

Sin embargo, la historia completa aún debe ser revelada. Por ejemplo, los investigadores aún no comprenden del todo cómo los humanos modernos desaparecieron tan repentinamente como aparecieron. No obstante, el equipo está convencido de que podrá arrojar más luz sobre el asunto en el futuro. "El yacimiento arqueológico ofrece pistas que nos permitirán descubrir las respuestas", afirman los investigadores.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto