Solo el 7 % de nuestro ADN es exclusivo de nuestra especie

Así que compartimos la mayor parte de nuestra herencia genética con otros humanoides, como nuestros primos lejanos los neandertales e incluso los denisovanos.

¿Qué es lo que hace único al ser humano? Es una pregunta apremiante que los científicos llevan tiempo intentando responder. En un nuevo estudio, los investigadores han dado un paso importante para resolver el misterio comparando el ADN de los humanos modernos con el de nuestros antepasados extintos.

Estudio

Para el estudio, los investigadores examinaron el ADN extraído de restos fósiles de neandertales y denisovanos que vivieron en la Tierra entre 40.000 y 50.000 años. Además, estudiaron el ADN de 279 personas modernas de todo el mundo. Los científicos saben desde hace tiempo que los humanos modernos y los neandertales comparten el ADN. Sin embargo, lo que lo hace complicado es que diferentes personas comparten diferentes partes del genoma. El objetivo principal del nuevo estudio era, por tanto, identificar los genes que pertenecen exclusivamente a los modernos.

Solo el 7 % de nuestro genoma nos pertenece

Los resultados del estudio son sorprendentes. Resulta que solo el 7 %  de nuestro genoma es exclusivo de nuestra especie. En otras palabras, solo el 7 % de nuestro ADN se comparte únicamente con otros humanos modernos y no se comparte con nuestros primos lejanos. "Si se rastrea la historia familiar de un gen hacia atrás en el tiempo, se llega a la persona original", explica el investigador Ed Green en una entrevista. "Esta persona podría ser un neandertal, si el gen proviene de una interferencia. Pero esa persona también podría ser un humano. En ese caso, todos los habitantes de la Tierra solo trazan esa región específica del genoma a otras personas. Descubrimos que el 7 % del genoma humano está estructurado de esta manera. En estas regiones del genoma, todos los humanos están más emparentados entre sí que alguien con un neandertal".

Es importante destacar que los neandertales y los denisovanos no son los ancestros directos del Homo sapiens (es decir, no evolucionamos a partir de ellos). En cambio, comparten una ascendencia común con nosotros, por lo que a menudo se les llama nuestros primos. El 93 % de nuestro ADN que compartimos con los neandertales y los denisovanos fue heredado de esos antepasados, que vivieron en la Tierra hace millones de años.

El 7 % puede parecer un porcentaje pequeño. Esto significa que compartimos el 93 % restante con otros humanoides. Estos descubrimientos son la razón por la que los científicos se alejan de la idea de que somos muy diferentes de los neandertales.

Al mismo tiempo, Green señala que también se puede ver el 7 % bajo una luz diferente. "La mayoría de la gente se sorprende de lo poco que es", dice. "Francamente, me sorprende más lo que es. Sabemos que hay dos formas de que los humanos compartan genes con los neandertales. En primer lugar, por la co-herencia de nuestro ancestro común. Muchos genes que ambos mantuvimos todo el tiempo. La otra posibilidad es una mezcla más reciente con los neandertales. Con el 7 % de nuestro genoma, hemos borrado todo rastro de estas versiones arcaicas de los genes".

Único

Los investigadores también descubrieron que una parte aún más pequeña de nuestro genoma (solo el 1,5 %) es exclusiva de nuestra especie y compartida por todos los seres humanos vivos en la actualidad. "Estas regiones de nuestro singular genoma humano tienen un rasgo genético muy extendido entre los humanos", aclara Green. Estos fragmentos de ADN contienen quizás las pistas más importantes sobre lo que realmente distingue a los humanos modernos y los hace únicos. "Podemos ver que esas regiones del genoma son ricas en genes relacionados con el desarrollo neuronal y la función cerebral", continúa Green. "Me sorprendió mucho esto. Esto sugiere que los humanos y los neandertales pueden haber tenido diferencias en la función cognitiva (funciones relacionadas con el procesamiento de la información, como la percepción, la atención, la concentración, la memoria, la orientación, el uso y las habilidades lingüísticas, etc.)".

Gracias a Este estudio, ahora sabemos mejor qué factores genéticos nos hacen únicos. Y eso es interesante. El Homo sapiens es el único humanoide superviviente. Y la pregunta sigue siendo por qué fuimos los únicos en hacerlo. Es posible que los humanos modernos posean características que otros humanoides no tenían. Nuestro genoma arroja algo de luz sobre el asunto. "La investigación nos ayuda a centrarnos en las regiones de nuestro genoma que explican la biología específica del ser humano", dice Green. "Ahora tenemos un catálogo de regiones del genoma que requieren más investigación para entender el capítulo más reciente de la evolución humana".

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto