Ranas arlequín en extinción: El riesgo de perder su toxina para siempre

Al fin y al cabo, los venenos han demostrado ser una gratificante (fuente de inspiración) para los farmacéuticos.

Las ranas arlequín o cocoi (Atelopus, Oophaga histrionica) son muy coloridas y diversas: nada menos que 113 especies diferentes viven en América Central y del Sur. Sin embargo, la mayoría de las especies tienen poblaciones en declive y se sospecha incluso que una cuarta parte de las especies se ha extinguido. Y con ello, es posible que ya hayamos perdido mucho más de lo que nunca nos daremos cuenta, sostienen ahora los investigadores en la revista Toxicon: X.

Veneno del Arlequín

Porque las ranas arlequín no solo son coloridas, sino que algunas también son venenosas. Sin embargo, para muchas especies no sabemos (todavía) si son venenosas, qué toxinas producen y cómo se estructuran estas toxinas. Y si las especies se extinguen, nunca sabremos estas cosas. Y eso es un problema, según los investigadores.

Medicamentos descubiertos a partir del veneno

Porque el veneno de los animales ha demostrado repetidamente ser una fuente agradecida de medicamentos. Por ejemplo, un componente del veneno de serpiente ya se utiliza en medicamentos para bajar la presión arterial y los analgésicos se fabrican con un componente derivado del veneno de los caracoles de cono. También hay varios estudios en curso sobre las aplicaciones clínicas de los componentes del veneno producido por escorpiones, ciempiés y peces globo.

Por lo tanto, no es inconcebible que el veneno de las rana Arlequín pueda tener posibilidades similares. Pero entonces hay que analizarlo, antes de que estos anfibios desaparezcan definitivamente. 

"En Centroamérica se encuentran nueve especies de ranas Arlequín", explica Rebecca Tarvin, una de las autoras de la revisión en Toxicon: X. "Y en siete de ellas se ha estudiado la diversidad y cantidad de toxinas. Pero la mayoría de las especies de Atelopus viven en Sudamérica, donde se han realizado menos estudios. Hay países enteros como Bolivia y Guyana donde no se ha evaluado ninguna especie (...) No sabemos si son venenosas o no. Una de las conclusiones de nuestro artículo es que con la pérdida de estos animales probablemente también estemos perdiendo parte de la diversidad química. Poseen toxinas que no se encuentran en ningún otro lugar de la tierra".

Amenazas para su extinción

Y que algunos de las ranas que apenas se han estudiado perecerán, y esto es casi seguro. En 2005, la investigación demostró que de las 53 especies de Atelopus de las que se disponía de datos suficientes, el 81 % se enfrentaba a un declive de la población. Y el 56 % estaba posiblemente ya extinguido. Hay varias razones por las que los anfibios lo están pasando mal. La destrucción de su hábitat parece jugar un papel importante. Sin embargo, la causa más importante es una enfermedad fúngica que se está cobrando muchas víctimas entre las ranas. "Muchas especies han sido completamente eliminadas", dice Tarvin.

Así que el tiempo se agota. Porque todavía hay mucho que no sabemos, según la investigación de Tarvin y sus colegas. En su artículo muestran, por ejemplo, que hasta la fecha solo se ha analizado el veneno de 16 de las 113 especies de ranas Arlequín que conocemos. Algunos de esos anfibios estudiados fabrican ellos mismos las toxinas en su piel. En otros, parecen ser obra de bacterias que viven en la piel de las ranas. Que haya también muchas especies venenosas entre las ranas arlequín aún no examinadas parece plausible, dados sus brillantes colores, que en la naturaleza suelen servir para advertir a los depredadores. Pero, subraya Tarvin, no está demostrado que todas las ranas arlequín sean venenosas. Además, las toxinas de la piel no tienen por qué tener siempre la misma función; en algunas especies pueden estar destinadas a mantener a raya a los depredadores, pero en otras las sustancias de la piel pueden ofrecer protección contra las enfermedades (quizás incluso la temida enfermedad fúngica)

Las investigaciones posteriores deberían arrojar más luz sobre todo esto y revelar qué especies son venenosas, cómo se produce ese veneno y qué función tiene. Tarvin y sus colegas tienen la intención de centrarse en la investigación de las ranas, a menudo de colores brillantes, en un futuro próximo. "La principal razón para estudiarlos es que casi han desaparecido", dice María José Navarrete Méndez, que no participa en la investigación, pero forma parte del grupo de investigación de Tarvin y es una de las científicas que investiga específicamente el veneno de estas ranas. "Si hay algo, cualquier cosa que podamos hacer para asegurarnos de que se recuperan o de que aprendemos algo de ellos antes de que se extingan, deberíamos hacerlo. Es nuestra responsabilidad".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto