Asteroide que extinguió a los dinosaurios se estrelló en primavera

Hace tiempo sabemos que la historia de éxito de los dinosaurios de 165 millones de años, tuvo un final abrupto hace 66 millones de años. Pero ahora también está claro en qué estación sucumbieron los dinosaurios.

Fue en primavera. Así lo describen los investigadores en la revista Scientific Reports.

La Extinción de los Dinosaurios

Los dinosaurios llevaban unos 165 millones de años vagando por la Tierra cuando se produjo el desastre, hace unos 66 millones de años. Un gran asteroide penetró en la atmósfera terrestre y se estrelló contra la superficie del actual Yucatán (México). El impacto provocó (indirectamente) una de las mayores extinciones masivas de la historia de nuestro planeta (ver recuadro).

En los últimos años, gracias a las excavaciones realizadas en el enorme cráter que aún recuerda el impacto, los investigadores se han hecho una idea razonablemente buena del impacto y de sus consecuencias directas. En 2019, por ejemplo, se encontraron pruebas de que el impacto provocó tsunamis, terremotos e incendios forestales. E incluso se encontraron pruebas de que el impacto generó aerosoles de sulfato que bloquearon la luz del sol y, por tanto, el calor solar. Dejando grandes partes de la Tierra significativamente más frías y oscuras. Todo ello habría provocado la extinción de cerca del 75 % de la vida en la Tierra. Los dinosaurios son sin duda las víctimas más conocidas.

Los investigadores tienen ahora una idea bastante clara de las consecuencias del impacto y de cómo desencadenó una extinción masiva. Sin embargo, el momento del impacto siempre ha estado rodeado de misterio; nadie sabía en qué estación del año se produjo. Así, según el investigador Robert DePalma, faltaba un dato crucial. 

La época del año desempeña un papel importante en muchas funciones biológicas. Piensa, por ejemplo, en la reproducción, pero también en las estrategias que utilizan los animales para recolectar alimentos. Y también las interacciones entre huéspedes y parásitos, por ejemplo. "No es de extrañar, por tanto, que la época del año en la que surge una amenaza global pueda tener una gran repercusión en la medida en que esa amenaza afecta a la vida. La cuestión de la época en que se produjo el impacto es, en consecuencia, fundamental para la historia de la extinción que se produjo a finales del Cretácico". Pero los investigadores no han podido responder a esa pregunta hasta hace poco. Ahora, DePalma y sus colegas han cambiado esta situación demostrando de forma convincente que el destino golpeó en primavera.

Zona de Tanis

Los investigadores se basan en las investigaciones realizadas en Dakota del Norte. Aquí es donde encontramos la llamada zona de Tanis. Aquí se pueden encontrar sedimentos que datan de ese período crucial en la frontera del Cretáceo y el Paleógeno, o sea, el período del impacto. Investigaciones anteriores han demostrado que los sedimentos aquí fueron depositados por una enorme corriente de marea causada por el impacto. La inundación no solo depositó sedimentos, sino también (restos de) plantas, animales y árboles. Y después de que DePalma y sus colegas ya demostraran en 2019, utilizando todos esos restos, que los sedimentos datan del periodo del impacto y que, por tanto, encontramos víctimas de ese impacto en esos sedimentos, ahora ha dado un paso más. Empleó las espinas fosilizadas de los peces encontrados en estos sedimentos para establecer la época del año en la que encontraron su fin y, en consecuencia, la estación en la que se produjo el impacto.

Líneas de crecimiento

Los investigadores examinaron las líneas de crecimiento en las espinas de peces fosilizados. Estas líneas de crecimiento son en cierto modo comparables a los anillos anuales de un árbol; siguen un patrón que se repite anualmente, caracterizado por períodos en los que las espinas de los peces alternan entre una expansión relativamente rápida (en verano) y una expansión relativamente lenta (en invierno). Este patrón puede usarse para determinar la edad de un pez. Pero también se puede utilizar para determinar en qué temporada murió un pez. Los investigadores han hecho esto último. Basándose en la estructura de las líneas de crecimiento, pueden concluir que los peces murieron durante la primavera: el periodo en el que empezó a haber más comida disponible y las espinas empezaron a expandirse un poco más rápido tras un periodo de crecimiento lento.

Investigación adicional

Sin embargo, para asegurarse de que el destino golpeaba en primavera, los investigadores fueron un paso más allá. Examinaron los restos de los peces más jóvenes encontrados en el sedimento de Tanis y determinaron su tamaño. Empleando las tasas de crecimiento de especies de peces modernas comparables, pudieron determinar el tiempo transcurrido entre el nacimiento y la muerte de los peces jóvenes fosilizados. Una vez más, los investigadores llegaron a la conclusión de que los peces habían muerto poco después de nacer, es decir, en primavera.

Futuro

Y con ello, la pregunta de en qué momento del año impactó el asteroide parece finalmente respondida. "Es fantástico que diferentes pruebas sugieran con tanta claridad qué época del año fue cuando un asteroide chocó contra la Tierra hace 66 millones de años", afirma el investigador Anton Oleinik. "Una de las cosas que hace que la ciencia sea tan asombrosa es que podemos observar hechos y acontecimientos conocidos desde un ángulo diferente y así aumentar nuestro conocimiento y comprensión de la naturaleza. Demuestra que incluso en geología y paleontología podemos seguir haciendo nuevos descubrimientos en el siglo XXI".

Y sin duda hay más cosas que descubrir en Dakota del Norte, creen los investigadores. Por lo tanto, la investigación en la zona continuará sin descanso y se espera que en el futuro proporcione aún más información sobre las consecuencias de aquel fatídico día de primavera de hace 66 millones de años.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto