¿Qué es el Trastorno bipolar y cuáles son sus síntomas?

Las enfermedades mentales hacen referencia a un amplio abanico de trastornos mentales que afectan al estado de ánimo, al pensamiento y al comportamiento. Hay más de 200 formas clasificadas de enfermedades mentales; los trastornos más comunes son la depresión, el trastorno bipolar, la demencia, la esquizofrenia y los trastornos de ansiedad.

El trastorno bipolar es una afección que presenta cambios extremos en el estado de ánimo y fluctuaciones en los niveles de energía y actividad que pueden dificultar la vida cotidiana. Una persona con esta enfermedad experimenta una alternancia de "subidas", lo que los médicos llaman "manía". Y "bajadas" también conocidas como depresión. Las fluctuaciones pueden ser graves, pero el estado de ánimo puede ser normal entre los picos y los descensos.

Al igual que ocurre con la mayoría de los trastornos mentales, los investigadores aún no saben con certeza cuál es la causa de esta afección; no existe un único factor de riesgo, gen u otra predisposición que aumente el riesgo de padecer el trastorno bipolar. Según las investigaciones, puede producirse por una estructura cerebral y un modo de funcionamiento diferentes, o por un conjunto de factores genéticos.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría, hay cuatro categorías principales de trastorno bipolar: el trastorno bipolar I, el trastorno bipolar II, el trastorno ciclotímico y el trastorno bipolar debido a otro trastorno médico o por abuso de sustancias (APA, 2013). Todos los tipos de trastorno bipolar suelen responder bien al tratamiento, que suele incluir el manejo de la medicación durante muchos años y, para algunos, la psicoterapia.

Los síntomas del trastorno bipolar pueden incluir:

  1. Sentirse triste o decaído;
  2. Pensamiento confuso o menor capacidad de concentración;
  3. Miedos o preocupaciones excesivas, o sentimientos extremos de culpa;
  4. Cambios extremos de humor con altibajos;
  5. Alejamiento de los amigos y las actividades;
  6. Fatiga significativa, baja energía o problemas para dormir;
  7. Alejamiento de la realidad (delirios), paranoia o alucinaciones;
  8. Incapacidad para afrontar los problemas cotidianos o el estrés;
  9. Problemas para comprender y relacionarse con las situaciones y las personas;
  10. Cambios importantes en los hábitos alimentarios;
  11. Ira excesiva, hostilidad o violencia;
  12. Pensamiento suicida.

No hay ninguna forma garantizada de prevenir las enfermedades mentales; sin embargo, tomar medidas para controlar el estrés, aumentar la resiliencia y reforzar la baja autoestima, puede ayudar a mantener los síntomas bajo control.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto