Piscinas: Las enfermedades en las aguas recreativas

Las enfermedades acuáticas recreativas se propagan cuando las personas entran en contacto con agua contaminada en piscinas, jacuzzis, parques acuáticos, áreas de juego acuático, fuentes interactivas, lagos, ríos y/o océanos. El agua puede contaminarse fácilmente cuando las personas nadan mientras están enfermas; además, los lagos y los ríos pueden estar contaminados por los desechos de los animales, los derrames de aguas residuales y la escorrentía del agua después de las lluvias.

Las RWI suelen afectar al estómago y los intestinos, la piel o el sistema respiratorio de las personas; provocando diarrea, vómitos, pérdida de apetito, erupciones cutáneas y otitis externa, entre otras afecciones. Este tipo de enfermedades ha aumentado drásticamente en la última década.

Sin embargo, existen RWI no diarreicas que son causadas por gérmenes que existen de forma natural en el ambiente. Si el desinfectante no se mantiene en los niveles adecuados en una piscina o bañera de hidromasaje, estos gérmenes pueden aumentar hasta el punto de causar enfermedades cuando los bañistas respiran o tienen contacto con el agua.

Existe, por ejemplo, una infección cerebral muy rara, pero mortal, que puede ser causada por la Naegleria fowleri, también conocida como ameba comecerebros. Esta ameba infecta a las personas al entrar en el cuerpo a través de la nariz; esto suele ocurrir cuando las personas utilizan agua dulce caliente para nadar o bucear.

Entre los gérmenes infecciosos que pueden estar al acecho en el agua se encuentra la Pseudomonas aeruginosa, que provoca la otitis del nadador -una infección del conducto auditivo externo, conocida médicamente como Otitis externa- y erupciones cutáneas. Otras son cryptosporidium, Giardia lamblia, Shigella y E. coli, que pueden causar diarrea. Cada año se producen decenas de miles de casos de diarrea y algunos millones de casos de otitis externa.

Mucha gente dice que añadir cloro a una piscina puede eliminar todos los gérmenes potencialmente causantes de enfermedades, y eso es cierto hasta cierto punto. El cloro en las piscinas debidamente desinfectadas mata la mayoría de los gérmenes que pueden causar infecciones respiratorias en menos de una hora, pero tarda más en matar algunos gérmenes, como el cryptosporidium, que puede sobrevivir durante días en una piscina debidamente desinfectada.

La mejor manera de prevenir la diarrea es no tragar agua. Además, no hay que nadar cuando se tiene diarrea porque se pueden propagar los gérmenes en el agua y hacer que otras personas enfermen. Hay que ducharse antes de nadar, y lavarse las manos después de ir al baño o cambiar pañales, porque los gérmenes del cuerpo acaban en el agua.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto