La ciudad más ecológica del mundo

En 2012, Londres, la capital del Reino Unido, acogió los Juegos Olímpicos. La ciudad reconoció la oportunidad de utilizar uno de los mayores eventos deportivos del mundo para realizar un cambio positivo. Londres sentó las bases de un estilo de vida sostenible al dar pasos rápidos, pero serios, para convertirse en la ciudad más ecológica del mundo. Estableció nuevas normas que crean un cambio positivo y a largo plazo para el medioambiente y las comunidades en general.

Para Londres 2012, la "sostenibilidad" fue mucho más que ser "verde". Está muy arraigada en la forma de pensar, planificar, construir, trabajar, comprar e incluso jugar, socializar y viajar. Los Juegos fueron un catalizador para el cambio, para la regeneración y la mejora de la calidad de vida en el Reino Unido. Para 2025, Londres se ha comprometido a reducir las emisiones de carbono en un 60 %. Esto no sucederá de manera natural; solo puede ocurrir con años de determinación y trabajo duro.

Dado que la sostenibilidad estaba integrada en la propuesta de los Juegos de 2012. Se han tomado decisiones para utilizar lugares ya existentes en el Reino Unido siempre que sea posible, para confiar en estructuras permanentes que tendrán usos a largo plazo después de los Juegos, con el menor número posible de estructuras temporales.

Antes de trabajar en el emplazamiento del Parque Olímpico, se elaboró un informe titulado Declaración Medioambiental, centrado en los efectos significativos del proyecto sobre el medioambiente y las medidas necesarias para gestionarlos. El informe consideraba cuestiones como la calidad del aire, el ruido, la ecología, la calidad del agua, las inundaciones y el transporte.

Antes y durante la construcción, se tomaron medidas para reducir los posibles efectos negativos sobre el medioambiente y la comunidad local. Esto incluye la minimización del ruido y el polvo, la protección de los cursos de agua de los efectos de la construcción. Así como la protección de la vida silvestre mediante la reubicación de los animales y las aves en nuevos hábitats para que no se vean afectados por la construcción. Estos fueron devueltos a la zona una vez finalizada la construcción.

Y el viaje continúa

Londres no solo pensó en lograr un evento exitoso; la misión no terminó simplemente ahí. Desde el exitoso intento para los Juegos de Londres 2012, la mejora continua ayudará a transformar Londres en una de las ciudades más vibrantes y sostenibles.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto