Hidroponía: Agricultura sin suelo

A medida que aumenta la población de nuestro planeta, y disminuye la tierra cultivable disponible para la producción de cultivos. La agricultura se orienta hacia soluciones más intensivas en capital. Lo que las plantas necesitan es luz solar, además de agua y nutrientes, ambos fáciles de obtener del suelo. Los agricultores utilizan la hidroponía para cultivar plantas que necesitan condiciones de suelo difíciles de mantener. Esta técnica consiste en cultivar las plantas en soluciones nutritivas con o sin el uso de un medio artificial que les proporcione apoyo mecánico.

La palabra "hidroponía" significa literalmente cultivo de plantas en agua, pero ahora se aplica al cultivo de plantas en cualquier otro medio que no sea el suelo. Se cree que la hidroponía se emplea desde hace miles de años; se cree que los Jardines Colgantes de Babilonia funcionaban en gran medida según los principios hidropónicos. Los aztecas también desarrollaron un sistema de jardines flotantes basado en la hidroponía.

Hidroponía: Agricultura sin suelo
La hidroponía es sistemas de cultivo que no requieren de suelo para su desarrollo.

Con la hidroponía, las plantas se cultivan en un medio de cultivo inerte que no aporta ningún nutriente a la planta. Se suministra a las raíces una solución nutritiva perfectamente equilibrada y con un pH ajustado, en forma altamente soluble. Es fácil controlar la fuerza y el pH de la solución nutritiva, para que las plantas reciban la cantidad correcta de nutrientes. Esto permite a la planta absorber su alimento con muy poco esfuerzo, a diferencia del suelo, donde las raíces deben buscar los nutrientes y extraerlos.

Los diferentes tipos de sistemas hidropónicos 

Hay muchos tipos diferentes de sistemas hidropónicos, aunque cada uno se basa en los mismos conceptos básicos.

Sistema de flujo y reflujo

También conocido como sistema de inundación y drenaje, incluye una bandeja en la que se coloca la planta en un medio; debajo de la bandeja, en un recipiente separado, hay un depósito que contiene agua y soluciones minerales. Un temporizador se ajusta para activar periódicamente una bomba que se mantiene en el depósito de nutrientes. Cuando se activa, la bomba inunda la bandeja con la solución nutritiva, alimentando a las plantas con los nutrientes que necesitan para un crecimiento óptimo. Este sistema funciona mejor con plantas pequeñas, como las hierbas, y suele utilizarse en casa.

Sistema de goteo

Los nutrientes vitales se añaden a un tanque de agua para crear un depósito de nutrientes que se mantiene alejado de las plantas. A continuación, el agua se bombea por una red de tubos y se libera a las plantas de forma individual; la bomba puede controlarse mediante un temporizador. Este sistema es ideal para las plantas que no tienen un sistema radicular desarrollado, como las plantas más pequeñas, al igual que los sistemas de flujo y reflujo.

Técnica de película de nutrientes (NFT)

 Un sistema basado en el agua que no requiere tierra ni medios, se construye empleando canales de madera; el agua enriquecida con nutrientes se bombea al extremo superior de cada canal. Los canales se inclinan hacia abajo y el agua se recoge al final para ser bombeada de nuevo a través del sistema y reutilizada. Solo las plantas con sistemas radiculares grandes funcionan con este sistema, como los tomates y los pepinos.

Aeroponía

En este sistema, las plantas están suspendidas en el aire, con sus raíces colgando abajo. La solución nutritiva se bombea hacia arriba por un tubo, donde una segunda bomba de mayor presión rocía la solución en forma de niebla sobre las raíces colgantes. Este sistema es el más difícil de instalar y manejar, pero tiene un gran potencial para grandes usos comerciales.

Sistema hidropónico de mechas

Las plantas se colocan en una bandeja llena de perlita o lana de roca; en la base de cada raíz se coloca una cuerda de nylon que se deja colgar libremente, extendiéndose hasta el fondo de la bandeja. La bandeja se coloca encima de un depósito; las cuerdas de nailon absorben el agua y los nutrientes, y los hacen llegar a las raíces de la planta. Este sistema es preferible porque no requiere la compra de bombas ni de otros equipos.

Hidroponía: Agricultura sin suelo, hidroponía sistema de cultivo sin suelo
El cultivo mediante el uso de hidroponía  mejora en gran medida la producción, y requiere menor cantidad de agua y fertilizante que la agricultura tradicional.

Las ventajas del empleo de un sistema hidropónico

El empleo de sistemas hidropónicos conlleva importantes ventajas medioambientales, ya que solo necesitan alrededor del 10 % del agua que requiere la agricultura en tierra. Esto se debe a que los sistemas hidropónicos permiten reciclar y reutilizar el agua y la solución nutritiva, por lo que en este caso no se desperdicia agua. Como muchas plagas son transportadas por el suelo, la hidroponía elimina el uso masivo de pesticidas, lo que hace que el aire, el suelo y los alimentos sean más limpios, previniendo también las enfermedades transportadas por ellos. Además, únicamente requiere alrededor de un 25 % de fertilizantes.

Como las plantas cultivadas en hidroponía tienen acceso directo al agua y los nutrientes, no se ven obligadas a desarrollar extensos sistemas radiculares que les permitan encontrar los nutrientes que necesitan. Esto ahorra tiempo y produce plantas más sanas en aproximadamente la mitad de tiempo que las tradicionales. La hidroponía es ideal para el cultivo en interiores, por lo que puede utilizarse para cultivar plantas durante todo el año.

La técnica hidropónica es el sector de la agricultura que más crece, y puede ser una solución a las crecientes preocupaciones del mundo, como la disminución del suelo, la escasez de agua y la escasez de alimentos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto